Nuestras formaciones

En CMAR estamos convencidos de que un vehículo conducido y mantenido por técnicos competentes funcionará en las mejores condiciones, y por tanto durará más.

Ya sean vehículos para la vía pública como barredoras, lavadoras y decapadoras, o vehículos especiales y de raíl-carretera, se trata de vehículos de alto nivel, complejos y técnicos. Sin una buena conducción, debido a una formación incompleta o demasiado corta, y por tanto un mal uso del vehículo, se aumenta el riesgo de insatisfacción del cliente.

Además, un personal mejor formado estará en condiciones de anticiparse a posibles averías y en su caso resolverlas con mayor rapidez y eficacia. De tal forma, se mejorará la disponibilidad del material.

En sus tarifas, CMAR incluye automáticamente una media de 2 días de formación completa por vehículo.

CMAR goza hoy de una facultad conocida y reconocida en el mercado y dispone de su propio centro de formación, constituido por dos salas para impartir cursillos sobre mecánica a nuestros clientes.

Asimismo, nuestro centro dispone de 3 salas de formación equipadas para permitir trabajar directamente con el vehículo.

Para unir la teoría y la práctica, CMAR está provista de infraestructuras que permiten realizar pruebas y trabajar en los talleres en condiciones reales con todos los equipos.

Para los destinados a la vía pública, diferentes espacios pavimentados de piedra permiten probar el material. En el taller se crean escenarios de avería para evaluar a los mecánicos en el contexto apropiado.

Para el raíl-carretera, el centro dispone de vías tipo Tranvía y tipo SNCF para simular la conducción sobre raíl en condiciones reales. Todos nuestros soportes de formación están internacionalizados, y si el cliente no puede desplazarse al centro correspondiente, nuestros equipos pueden desplegar el módulo de formación donde éste se encuentre.

Estas formaciones se imparten en francés, inglés, alemán o español.

Para responder a cada necesidad específica del cliente, las formaciones se imparten por producto y se destinan tanto a los usuarios como al personal de mantenimiento. Cada formador CMAR es experto en su campo a fin de garantizar el nivel de formación más específico y adecuado posible, que responderá a las expectativas de cada cliente y permitirá una utilización óptima de los vehículos. Para complementar la formación inicial, tras varios meses de uso se imparten otras formaciones cuyo objetivo es evaluar el nivel de uso de cada material y responder a las expectativas de los clientes que deseen aumentar su conocimiento sobre las numerosas funciones que ofrece cada máquina.

Elegir un producto CMAR es asegurarse de obtener una formación dedicada y personalizada que corresponda perfectamente a todos los usos.

 img0  img1